1 pandemia y 2 bodas canceladas, o ¿tal vez 3?

by denamora

No es novedad que el 2020 fue uno de los peores años de la historia. Para quienes nos íbamos a casar, fue un año de dudas, incertidumbre, tristeza y frustración, o al menos en mi caso, y bueno, digamos que este 2021 no es muy diferente al anterior (aunque nos da más esperanza).

Cuando Pati Patán me dio el anillo, pensaba que 12 meses eran muchos para llegar al altar…. Hoy 19 meses después ya no se ni qué pensar.

Cuando recién comenzamos a planear todo, habíamos decidido casarnos unos meses antes por el civil para ver unos temas de unos préstamos para comprar un depa (que no compramos jaja). Por ello, decidimos que el 21 de marzo del 2020 sería nuestra boda civil [¡Sí, hace un año!], pero no contábamos con que unos días antes nos mandarían a todos a nuestras casas en una cuarentena que iba de 2 semanas en 2 semanas, y hoy… ya va más de un año. 

El viacrucis

Unos días antes seguíamos llamando al registro civil para saber si se podría llevar a cabo nuestra boda, y 2 días antes tuvimos que cancelar a todos nuestros invitados y proveedores. Incluso, mi familia que venía de fuera tuvo que deshacer su maleta y quedarse en su casa. 

En ese momento estaba enojada y frustrada, pero mi pensamiento era: “Prefiero que se cancele mi civil a que se cancele mi boda religiosa y mi fiesta”… AJAAAAAA pues se cancelaron las 2 y estamos aún por ver qué pasa con la tercera. 

Es como si de repente TODOS nuestros planes y sueños se fueran de nuestras manos y no podíamos hacer nada, es un sentimiento terrible para quienes han anhelado su boda por tanto tiempo. 

Conforme avanzaba la pandemia, crecía nuestra incertidumbre. Veíamos como amigos que se casaban después que nosotros, movían sus bodas y nosotros seguíamos igual, con la fecha del 8 de Agosto de 2020. 

Mientras intentábamos ver todas nuestras opciones, intentamos mover nuestra boda de fecha varias veces, hablamos con el banquete y nos decían que no podíamos moverla, nos trajeron así alrededor de 3 meses con angustias y ansiedad y sin poder tener certeza de que iba a pasar. Muchas veces, incluso ahora, hemos pensado en cancelarla por completo… no posponerlo, no nada… CANCELARLA. [ :’( ]

El tema aquí es que como buen negocio y contrato firmado, no podemos hacerlo, o de hacerlo, perderíamos todo lo que hemos pagado y no podemos darnos ese lujo.

Así que después de varios meses de lágrimas, estrés y corajes (y con ayuda de abogados) logramos mover nuestra fecha, en ese momento moverla UN AÑO MÁS parecía eterno y una pésima idea, pero hoy agradecemos que nos hayan mandado tan lejos en las fechas con esperanza de que podamos hacer nuestra boda. 

Afortunadamente, tenemos otros proveedores que han sido un encanto, que están al pendiente de nosotros, que entendieron la situación (así como nosotros entendimos la suya) y que han hecho que sea más fácil todo esto.

Y es que luego pasa que ves a quienes hicieron sus bodas en pleno 2020 y sin importarles nada (o eso crees), pero por otro lado ves gente que cancela todo por cuidar a los suyos, pero la verdad solo la sabe quién la vive. En nuestro caso, no podemos darnos el lujo de perder todo el dinero que hemos invertido, son ahorros que hemos puesto con mucho esfuerzo, nuestros papás también y no somos esa clase de personas que pueden regalar el dinero. Y creo que como nosotros hay miles de parejas que han sufrido lo mismo y que tampoco pueden darse el lujo de perder el dinero, así que toman la decisión que más les convenga. 

Es una situación difícil, te sientes solo porque la gente no te pregunta cómo estás, cómo te sientes con el mismo interés con el que te preguntan si tendrán un +1 en tu boda. Y quienes te escriben, solo te llenan de más miedo y más angustia, así que prefieres que nadie te diga nada. En mi caso, tuve un par de amigas en mi misma situación y con ellas encontré mi lugar seguro y supe que podría apoyarme en ellas, como ellas en mi.

A veces siento un nudo en la garganta cuando abro el closet y veo mi vestido colgado, o cuando abro la alacena y veo todas las botellas de alcohol de compramos, o los detalles que hicimos con tanto cariño para nuestro dìa.

La tercera es la vencida

Nuestra nueva fecha es el 28 de agosto de 2021… La veíamos TAN lejana, que se nos había olvidado que teníamos que llevar los papeles a la iglesia. Apenas este viernes nos acordamos y los llevamos, ya que cuando cerraron las iglesias fue justo cuando íbamos a llevar los papeles, así que ya teníamos todo listo. Este tipo de cosas “olvidadas” no me habrían pasado hace un año, pero parte de este sube y baja de emociones es que de pronto pierdes un poco la ilusión porque tienes más incertidumbre. 

Ya somos 3 en la familia

Pero… No todo ha sido malo, el vivir todo esto con mi boda me ha enseñado a soltar y a fluir, yo soy una persona MUY ordenada y dedicada, nuestra boda estaba lista con look and feel, lista de invitados, mesa de regalos, maquillista, Dj, banquete, lugar, fotógrafa… TODO TODO estaba listo en marzo, ya solo faltaba la prueba del menú y definir la decoración de las mesas, pero en general estábamos listos… hasta que llegó la pandemia y todos nuestros planes cambiaron sin posibilidad de hacer nada. 

Creo que esta es una segunda oportunidad de hacer mejor las cosas, de disfrutar el camino y de preocuparme por cosas mucho más importantes. Dejarme de preocupar por si mis “damas” llevan X vestido o no, de dejar de darle gusto a quien no tengo que hacerlo y de invitar a quienes realmente quiero que estén, ya que vamos a tener que reducir nuestra lista de invitados en un 50% – 40%. Así que será una difícil decisión pero se que estarán quienes tengan que estar y quienes hayan estado presente en nuestras vidas en estos tiempos difíciles. Creo que es un ejercicio de ver quienes son los verdaderos amigos y quienes quieren celebrar nuestro amor. 

Y lo mejor, pasar el resto de mi vida con Pati Patán <3

Así que si tu estás leyendo esto y estás pasando por lo mismo, no estás sola… I feel you. 

Y si por el otro lado tienes amigos que estén pasando por esto, se más empático y de vez en cuándo pregunta cómo están, eso hace la diferencia. 

Con cariño, 

Den.

También te puede interesar

1 comentario

Mónica Magaña 25 de marzo de 2021 - 1:43 AM

Bellísimo y conmovedor tu relato Den, no ha sido nada fácil como lo mencionas, no puedo imaginar todo el tema de negociar, recuperar, modificar y tantos detalles más 😢 te leo animada y efectivamente no te estreses, el momento llegará en el momento correcto 🙏🏼😘💐

Responder

Dejar un Comentario