Tocar mis sueños

by denamora

Vayamos un poco atrás, como les contaba, mis sueños fueron cambiando, empecé siendo una niña que quería salir en “Alegrijes y Rebujos” y darle un beso a su ídolo de Código Fama (y de la actualidad): Diego Boneta, a querer salir en comerciales, ser cantante, querer ser actriz, hacer doblaje, hasta que llegué a lo que me apasiona el día de hoy: la conducción.

Y para que me crean, les dejo una de las pruebas más sinceras que podría enseñarles:

Descubrí que me gustaba desde que en la Universidad, entré a ser maestra de ceremonias de la facultad y empecé a encontrar ahí esas mariposas en el estómago que hace mucho no sentía. Además de que fui becaria en un noticiero de Uno Tv y moría por ser yo quien daba las noticias en lugar del señor que veía a cuadro.

Pero, ¿Cómo lograrlo?… Buena pregunta, de hecho, a veces me lo sigo cuestionando porque sigo esperando esa oportunidad soñada. Pero como todo sueño, se debe trabajar por ellos, y yo estaba (estoy) decidida a luchar por los míos. 

Ahí les va una de las historias de mi vida que más me gusta, si ustedes creen en el destino y en que lo que es para ti, siempre lo será, pues llegaron al post correcto porque lo que van a leer aquí es la prueba más grande de que cuando algo es para ti, ni aunque te quites o en mi caso, ni aunque te vayas. ¿Están listos?

Era finales mayo de 2014, en la televisión y en redes sociales comenzaba a circular una convocatoria para participar y ser la nueva Chica E! México 2014, concurso de E! Entertainment Television, y yo siempre había querido ser la nueva Patricia Zavala y ser la host de Coffee Break. Así que impulsada por una de mis mejores amigas (gracias Karina), decidí inscribirme al casting, me pidieron tanta información que después de 3 días que me contestaron con mi inscripción, ingenuamente pensé que sería un casting cerrado y que seríamos a lo mucho unas 50 personas (como en todos los demás castings a los que había ido) así que le pedí a Karina y a Lizy (mi hermana) que me acompañaran.
Para sorpresa mía éramos alrededor de 3,000 niñas formadas a las 6 de la mañana queriendo alcanzar el mismo sueño. 

¿Cuándo iba yo a ganarle a todas ellas? Si todas eran hermosas, producidas, altas, con tacones, cuerpazos y yo con mi 1.50 y mis 60 kg no sentía que pudiera darles mucha batalla. Para no hacerles el cuento largo y después de alrededor de 6 horas formada y de terminar de leer The Fault In Our Stars, hice mi casting, di lo mejor de mi y me senté junto con las otras 2,999 a esperar el veredicto. 

Como se hacía tarde y a mi me llevaban esperando horas mis acompañantes, decidí irme pues me daba pena tenerlas tanto tiempo afuera sentadas en un Starbucks (después me confesaron que se metieron al cine), aun sabiendo que, si era de las 15 finalistas y NO ESTABA AHÍ sentada, perdería mi oportunidad de pasar a la siguiente etapa. Guiada por mis inseguridades decidí que yo no iba a quedar en las 15 finalistas porque TODAS eran mejores que yo, decidí irme. Como OBVIO en todo el tiempo que estuve ahí hice una amiga, le dejé mi número celular y le dije que si me nombran me avisara, pero nunca me avisó. 

Regresé a mi casa, feliz por haberme atrevido, satisfecha y me fui al cine. Estando dentro de la sala (viendo Maléfica) y habiendo pasado más de 5 horas desde que me fui del casting, recibí una llamada de un número desconocido, decidí salir de la sala y contestar porque algo en mi me decía que debía hacerlo:

– ¿Bueno?

– ¿Denise Amora?

– Si, ella habla. 

– Te habla Fortunato Guzmán de E! Entertainment.

Acto siguiente: SE CORTA LA LLAMADA PORQUE ME QUEDÉ SIN PILA!!!!!!!

No se como, pero me aprendí el número antes de que se colgara la llamada, corrí a la sala, le pedí su celular a mi acompañante y marqué el número de regreso:

– Hola Fortunato, habla Denise Amora, perdón se me cortó la llamada.

– No te preocupes. Solo te llamaba porque quería comentarte que quedaste en 16vo lugar dentro de la competencia (no pues gracias, nomás pasan 15)  y como una de las 15 finalistas no podrá estar, automáticamente pasas tu a la contienda.

– ¿¿QUÉ?? (Les juro que mi cabeza no lo podía procesar, o sea, en qué momento de 3,000 yo soy la 16 y ahora la nueva 15)

– Así es, mañana la cita es en el Pepsi Center a las 7 de la mañana con ropa negra y tacones negros. ¿Contamos contigo?

– (Más se tardó el en decirme eso que yo en contestar) SI

– Pues estás dentro de Chica E! México 2014. Felicidades, cuando una cosa es para ti, ni aunque te quites (o te vayas).

EL COMIENZO DE TODO

Y así fue como empecé la aventura, todo un día grabando y audicionando frente a un panel de 4 jueces (que uno de ellos, después se convertiría en un gran amigo mío), improvisando y tocando mis sueños con la punta de los dedos.
Eramos 15 niñas que no entendíamos nada pero que no podríamos estar más felices. Niñas de MTY, Guadalajara, Chihuahua, y otras partes del país luchando por esa oportunidad anhelada.
Además de tener que grabar promocionales para algunas de las marcas patrocinadoras, teníamos que improvisar una entrevista con respecto a una situación que nos habían asignado por medio de un sorteo, para mi buena suerte, me tocó improvisar una alfombra roja.
Con poco tiempo para concentrarnos e improvisar, fuimos pasando por turnos frente al panel de jueces conformado por: Patricia Zavala (mi ídolo de ese entonces), Juanjo Herrera (actualmente gran amigo), Uriel del Toro y Armando Torrea y como host una gran amiga y alguien a quien admiro mucho: Lety Sahagún.

Cuando llega mi turno, algo se apoderó de mí, me paré más empoderada que nunca, improvisé majestuosamente una entrevista con Kendall Jenner, Beyoncé, Jennifer López y para cerrar con broche de oro: Justin Bieber,  se podría decir que en un día, hice varios sueños realidad. Además de pararme enfrente de ellos y demostrar lo mejor de mí, me di el lujo de presumir mi inglés y me sentí muy feliz y satisfecha pues en ese momento sentí que no pude haberlo hecho mejor.

EL VEREDICTO

Al llegar el momento del veredicto final, nombraron a las 3 finalistas, una de ellas (la que ganó el concurso) es hasta ahora una gran amiga con la que sigo en contacto y es de las cosas más bonitas que me dejó esa etapa de mi vida, yo no estuve dentro de esas 3 finalistas pero ese día me fui de ahí sabiendo que había ganado mucho más que un concurso. 

Me demostré que podía y que si alguien más veía el talento en mi, era el momento de creer en mí misma y seguir luchando por mis sueños, porque cuando sueñas las cosas y las trabajas, llegarán.

Pocos meses después y gracias una maestra de la Universidad, la vida me puso de nuevo en el canal de mis sueños: E! Entertainment, no de la forma que tal vez hubiera querido en un principio pues empecé a trabajar escribiendo el guión de un programa piloto que arrancó siendo únicamente digital y que posteriormente pasó a tener un horario fijo en la televisión cada martes. Conforme el programa tuvo éxito, yo también lo tuve (se puede decir que crecimos juntos), dejé de hacer el guión para comenzar a ser la encargada de llevar los invitados (PR). Ahí empecé a sentirme realizada, conocí infinidad de personajes de todo tipo, empecé a tener amigos en el medio y mi jefe empezó a darme la oportunidad de hacer mi sueño realidad, pues empecé a cubrir alfombras rojas como reportera y más adelante pude hacer entrevistas 1.1 a personalidades que nunca habría pensado como Maluma, Luis Fonsi, Armin Van Buuren, entre otros.

Durante los 3 años que duró esa aventura sentí que había encontrado lo que quería hacer toda mi vida, pero jamás conté con que de un día a otro ese sueño se terminaría y que habría que empezar desde cero. 

Cuando el programa terminó, hice un par de pilotos para YouTube que no jalaron, me invitaron a conducir un evento para Aeropostale, hice muchos castings y hoy me encuentro ahí, en ese punto cero en donde no se para donde ir, pues mi trabajo actual me gusta, pero mi sueño sigue allá afuera y debo encontrar la manera de hacerlo realidad, pues como les dije anteriormente:

Los sueños se trabajan

Con cariño,

Den

También te puede interesar

2 comentarios

Vanya 15 de septiembre de 2020 - 9:23 PM

Den hermosa 🤩! Muchas felicidades y gracias por compartir tu alegría siempre!! Te admiro muchísimo!!

Responder
denamora 23 de septiembre de 2020 - 2:49 PM

Vany! Qué bonito leerte. <3 Gracias por acompañarme

Responder

Dejar un Comentario